Masacre de Texas, la herencia maldita